INFORMALIDAD, ESCLAVITUD MODERNA @ 29 Dec 2015

Informe reciente de la OIT, Organización Internacional del Trabajo, expresa que Colombia lidera con Honduras, Guatemala y El Salvador los mayores niveles de informalidad laboral, superando el 60% del empleo total; también destaca que en nuestro país la informalidad de 78% entre los jóvenes, es alarmante. 

Lo anterior se explica por la rigurosidad de las  políticas monetaristas  de nuestro modelo de desarrollo; el problema se presenta porque a mayor informalidad laboral más pobreza y exclusión social como afirma la OIT, pero además se reducen los aportes para la salud, el nivel de impuestos y por tanto los recursos para financiar el desarrollo; entonces para no efectuar reformas afectando privilegios, el gobierno tiene la estrategia asistencialista que satisface el conformismo, pero perpetúa la desigualdad social.

La caracterización general de la mayor parte de quienes están vinculados al sector informal,  la establece claramente Hernando Gómez Buendía en su texto “Microempresa y Desarrollo”; las jornadas de trabajo son extensas, de 10 a 15 horas diarias, excediendo  con creces la legal de 8 horas; no garantizan el salario mínimo, sin prestaciones legales, menos las extralegales; sin servicios de salud a nivel del trabajador formal; desarrollan su labor en condiciones antihigiénicas y lamentables; sin protección contra las inclemencias temporales; muchas veces son tratados como delincuentes, perseguidos, golpeados y despojados de sus mercancías y lo peor, marginados y despistados políticamente, por tanto desorganizados y sin capacidad de negociación para exigir sus derechos, pese a pronunciamientos de la Corte Constitucional. 

Dadas estas miserables condiciones, buena parte del sector informal no se diferencia mucho del régimen esclavista, solamente que en nuestro caso no es un patrón sino muchos, entre ellos los monopolios fabricantes de los productos que se venden al detal. Al no tener independencia económica, no tienen una libertad r
eal y no deben considerarse trabajadores independientes, sino personal sometido a una actividad esclavizante. Mientras tanto a nivel oficial se continúa presentando cifras engañosas sobre el mercado laboral y aplicando medidas que nunca han dado resultado, como la quimera del primer empleo, o con el cinismo de manifestar que el proyecto para la no exigencia de la libreta militar para emplearse, será un gran impulso para el alivio del desempleo. Las autoridades regionales poco pueden hacer para solucionar los graves problemas originados en la política nacional, en especial por falta de oportunidades y por el colapso de la salud, de ahí que la demanda de los taxistas contra el municipio de Garzón por el aumento del mototaxismo, demuestra desconocimiento de la problemática nacional.

 

 

 

 


Publicado en: LaNacion.com

Ver Original


News powered by CuteNews - http://cutephp.com